viaje en moto

El calor ya está empezando a dar sus primeros pasos este año, por lo que cada vez, el (buen) tiempo nos invita más a hacer viajes largos con nuestra moto mientras disfrutamos del paisaje y de la calidez del clima.

Así pues, ha llegado el esperado momento de preparar la mochila, cargarnos con provisiones, protecciones como las que encontrarás en este enlace y cabalgar nuestra máquina hacia el horizonte. Pero, antes de comenzar la marcha, te recomendamos encarecidamente que tengas en cuenta una serie de puntos que vamos a tratar a continuación:

Mantén tu moto a punto

Antes de salir de viaje, deberías pasar por el taller para asegurarte de que tu moto se encuentra en perfecto estado y evitar, así, riesgos innecesarios.

Lleva algunas herramientas contigo

Siempre que sepas algo de mecánica, claro. Por si acaso necesitaras hacer una parada de urgencia y pudieras hacer un apaño para la moto.

Tu móvil, siempre cargado

Nunca se sabe cuándo vas a necesitar hacer una llamada de emergencia. O, simplemente, hacer saber a tus seres queridos que has llegado a tu destino sin problemas.

Lleva agua y un poco de comida

Básico para evitar deshidratación y mareos, entre otros problemas.

Ve acompañado

Lo ideal sería que te acompañase alguien a bordo de otra moto. Porque dos personas pueden enfrentarse juntas a más que una sola. Y, en caso de accidente o de avería, su ayuda se hará inestimable.

Ropa

Por mucho calor que haga, siempre lleva las protecciones adecuadas y homologadas. Ni se te ocurra, especialmente, dejarte el casco.

Por lo demás, deberías vestir ropa cómoda, que transpire. Ya te pondrás tus mejores galas, si te apetece, cuando llegues a tu destino.

Descansa cuando lo necesites

Las paradas durante el viaje son casi obligatorias a partir de las 3 horas. Aunque si tu viaje dura, precisamente, 3 horas, no está de más que hagas entre uno y dos descansos. Aprovecha para estirar las piernas, desperezarte, comer y beber algo.

El depósito, siempre lleno

Asegúrate de salir de casa con el depósito lleno de combustible. Evita quedarte sin él a mitad de viaje o la urgencia de buscar una gasolinera cuando no entraba en tus planes desde buen principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *